lunes, 27 de enero de 2014

..no sabré nunca a qué hora vestirme el corazón.

“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, a partir de las tres empezaré a ser feliz. A medida que se acerque la hora me sentiré más feliz. Y a las cuatro, me agitaré y me inquietaré; ¡descubriré el precio de la felicidad! 
Pero si vienes en cualquier momento, no sabré nunca a qué hora vestirme el corazón... 
Los ritos son necesarios” 


― Antoine de Saint-Exupéry, The Little Prince.


 Josef Kote. Don't Wake me Up.




//, sol de invierno, que calienta y abraza.
Bonitas y tranquilas tardes, 
de enero de 2014//