domingo, 7 de diciembre de 2014

..decir adiós es mucho tiempo.

A pesar de haber declarado que comenzaría a escribir sobre buenos momentos, cosas bonitas, que guardar para el recuerdo...
A pesar de que el padre que originó el gusano de este blog, el Gabo, se merecería una entrada dedicada...
A pesar de que estamos en primavera y que llevo varias semanas recopilando ideas en mi cabeza...

.. las ganas incontrolables de escribir cuando sucede un desastre personal es insuperable.

¿Cuánto tiempo se necesita para vivir una decepción sobre alguien a quién acabas de conocer? Escuché que la única manera de no padecer una decepción con un "amigo" es esperar de él nada, y así sorprenderte por cualquier cosa, o todo, lo que te ofrezca. Es obvio, porque si en lugar de eso, con toda la confianza ignorante del mundo, la posicionas en un alto escalón, podrá siempre caer y romperse.

La decepción duele más que el enfado. Porque tú eres el único responsable de sentirte así, pues por mucho que quieras exculparte de ese sentimiento, te persigue. Y la mayoría de las veces la otra persona ni tan si quiera sabe de tu estado.



//sé que soy un persona radical, de extremos. Sé que decir que soy así es una manera cobarde de no asumir que tengo mucho en lo que trabajar. Poco a poco voy conociéndome mejor, y soy sensible, y soy muy observadora, soy impaciente, soy muy alegre, me aburro con facilidad, me apasionan los pequeños detalles, me ganan con el buen sentido del humor y con la comida, me encanta como siento cuando hago deporte, me gusta la gente que lee y que ama el cine, me encantan los perros, aunque me den alergia y miedo a la vez, me asusta el rechazo, me cuesta mucho creer en el mal hacer de las personas, no conozco a nadie en el mundo que se oriente mejor que yo.... Soy tantas cosas, y tan pocas, a la vez...
Feliz Abril//

1 comentario:

Robin dijo...

Pues la verdad es que ya no escribo apenas...supongo que he entrado en una etapa de estabilidad vital que a veces me aburre y estanca mis ideas...
¡El aburrimiento es tan horrible!Las malas rachas me inspiran y me elevan, las buenas me motivan pero, a veces, me aburren...Resulto ser tan idiota que me encanta...pero bueno, supongo que en esto consiste vivir no? en adaptarse y vencer...

supongo que esta bien tener algo en qué pensar mientras agoamos nuestro tiempo aqui...

Un abrazo virtual desde el norte real querida.

Robin